Esta segunda patología más extendida en el ámbito ginecológico se diagnostica, la mayoría de las veces, cuando la paciente acude al médico con intenso dolor pélvico y/o imposibilidad de conseguir un embarazo. La endometriosis se produce por la implantación y proliferación de tejido endometrial (que recubre la pared interna del útero) fuera de la cavidad uterina, con una extensión típica a la pelvis, los ovarios y las trompas de Falopio.

La diseminación de este tejido puede ser atípica: por ejemplo, en los intestinos, los pulmones o el diafragma, pero la infertilidad está directamente relacionada con la endometriosis pélvica:

  • por un lado, puede conducir a la obstrucción del tracto genital femenino, lo que puede impedir que el óvulo se encuentre con el esperma.
  • por otro lado, puede dañar la calidad del óvulo y el esperma a través del ambiente inflamatorio que crea en el sistema reproductivo.

Laparoscopia: el remedio para el dolor pélvico

La laparoscopia tiene como objetivo restaurar la anatomía local modificada por la endometriosis mediante la sección de las adherencias y la extirpación de las lesiones endometriósicas, y sus ventajas son indiscutibles, tanto para la calidad de vida de la paciente como para la obtención de un embarazo:

Es un procedimiento mínimamente invasivo, con una rápida recuperación postoperatoria y un aspecto estético superior a las cirugías clásicas: la cicatrización se limita a tres pequeñas incisiones en el abdomen.

Accede a estas otras útiles guías

Aproximadamente el 75% de los pacientes que se someten a este procedimiento experimentan alivio del dolor durante varios meses después de la operación. Sin embargo, existe una muy buena posibilidad de recurrencia de las lesiones y recurrencia del dolor si la intervención no va seguida de terapia hormonal.

Las posibilidades de quedar embarazada espontáneamente son altas en los primeros 6 meses después de la operación.Las pacientes que no consiguen quedarse embarazadas tras el tratamiento quirúrgico inicial suelen tener un estadio avanzado de la enfermedad y, independientemente de la posibilidad de repetir la cirugía, la tasa de éxito será mínima.