El término «macrobiótica» se refiere al estudio de la salud y la longevidad. Se basa en la noción de que cada individuo está muy influenciado por su entorno, sus conexiones sociales, así como por la topografía y el clima del lugar al que llama hogar.

Según la macrobiótica, las enfermedades son el intento del cuerpo de recuperar una relación más activa y armoniosa con la naturaleza. Hace mucho hincapié en el valor de una buena dieta como uno de los elementos clave que afectan a la salud y el bienestar de una persona.

Una dieta macrobiótica hace hincapié en el valor del mantenimiento a largo plazo de comportamientos de estilo de vida saludables, además de la dieta diaria.

¿Qué tipos de alimentos forman parte de una dieta macrobiótica?

anc842zb.bmp

La dieta macrobiótica hace hincapié en los alimentos cocinados de forma natural y de origen local. Seguir una dieta macrobiótica también implica prestar mucha atención a cómo se preparan y cocinan los alimentos. Se hace especial hincapié en el consumo de alimentos horneados, hervidos y al vapor, y se evitan los alimentos fritos y procesados en la medida de lo posible.

Accede a estas otras útiles guías

Una dieta macrobiótica consiste principalmente en cereales integrales, verduras, soja fermentada, pescado, frutos secos, sopas, semillas y frutas. También puedes incluir en tu dieta otros alimentos ecológicos.

Los componentes de una dieta macrobiótica pueden cambiarse para satisfacer las demandas de una persona y tener en cuenta su situación de salud única.

Esto permite a las personas modificar su dieta sin dejar de seguir los principios y sugerencias macrobióticos, independientemente de cualquier limitación o preferencia dietética.

Se aconseja a las personas que siguen una dieta macrobiótica que coman despacio y mastiquen bien los alimentos.

¿Qué alimentos no incluyen las dietas macrobióticas?

dmpnh498.bmp

Deben evitarse los alimentos procesados porque la dieta macrobiótica aconseja encarecidamente que los alimentos se consuman en su estado más natural. La dieta macrobiótica no debe incluir elementos como carnes grasas, productos lácteos, azúcar, cafeína, harina refinada, alcohol, pollo, calabacín o patatas.

El objetivo de la macrobiótica es equilibrar todas las áreas de su vida. Por lo tanto, los alimentos que son muy estimulantes y altamente concentrados también deben eliminarse de la dieta habitual.

Estudios sobre la dieta macrobiótica

Según ciertas investigaciones, muchas personas que adoptan una dieta macrobiótica tienen una presión arterial y unos niveles de lípidos séricos (colesterol y triglicéridos) más bajos. Por ello, algunos especialistas sostienen que este tipo de dieta puede utilizarse como una poderosa herramienta para retrasar la aparición de numerosos trastornos cardiovasculares.

Una dieta macrobiótica, en opinión de muchos expertos, puede ser un componente importante de una estrategia para prevenir el cáncer. Sin embargo, la dieta macrobiótica sigue siendo un tema controvertido porque muchos especialistas cuestionan su eficacia para las personas con tumores cancerosos.

Por otro lado, varios informes anecdóticos afirman que sus poderes curativos son extraordinarios para los pacientes con enfermedades cancerosas avanzadas. Sin embargo, hasta ahora se han realizado muy pocas investigaciones que apoyen o refuten las ventajas de la dieta macrobiótica.

Para terminar

La eficacia de la dieta macrobiótica para prevenir el cáncer debe investigarse más a fondo. Algunos especialistas también han expresado su preocupación por los supuestos peligros de los déficits nutricionales.

Sin embargo, es difícil descartar las ventajas para la salud a largo plazo de cualquier dieta que se base en el consumo de alimentos orgánicos y cultivados localmente y que evite los excesivamente procesados.