El acoso sexual es una de las formas más comunes de acoso laboral.

Según un informe reciente, el 56% de los empleados han experimentado o presenciado acoso sexual en sus lugares de trabajo. El acoso sexual también representa un 50% de quejas laborales. Cuando se deja que prospere, el acoso sexual reduce la moral y la productividad de los empleados, aumenta la rotación de personal y hace que la organización sea vulnerable a las demandas.

Por esta razón, un empleador debe crear y mantener un ambiente de trabajo libre de insinuaciones o conductas sexuales no deseadas.

Siga leyendo para conocer cuatro formas de combatir el acoso sexual en su lugar de trabajo para proteger a los empleados del daño psicológico y a la empresa de las implicaciones legales.

Accede a estas otras útiles guías

1. Crea una política clara de acoso sexual

Asegúrese de que su organización tenga una política dedicada contra el acoso y que el personal se familiarice con ella. Una política de acoso sexual muestra a sus empleados que no se tolerará ninguna forma de acoso sexual en la organización.

Una política eficaz contra el acoso sexual debería:

  • Explique qué es el acoso sexual.
  • Informe a los empleados que no tolerará insinuaciones sexuales inapropiadas
  • Proporcionar información sobre los canales de denuncia de acoso sexual pertinentes
  • Definir el procedimiento de investigación de quejas
  • Establezca que disciplinará o despedirá a cualquier persona declarada culpable de acoso sexual

2. Facilita la denuncia de incidentes de acoso sexual

Si proporciona un método único para denunciar casos de acoso sexual, como hablar en persona con el gerente de recursos humanos, algunos empleados pueden sentirse intimidados o avergonzados de presentar denuncias.

Considere ofrecer múltiples formas de denunciar casos de acoso sexual para alentar a los empleados a hablar y hacerlos sentir seguros. Puede pedirles que informen por teléfono, a través de un cuestionario o por correo electrónico.

3. Invierta en la formación de los empleados

Asegúrese de proporcionar formación contra el acoso al menos una vez al año. El entrenamiento no solo ayuda a combatir avances no deseados y comportamientos inapropiados. También faculta a los empleados que puedan sufrir acoso sexual en el lugar de trabajo a reconocer y denunciar estos incidentes a la autoridad pertinente.

Asegúrese de que sus sesiones de capacitación eduquen a los empleados sobre lo que es el acoso sexual, describa la queja o el procedimiento de informe, explique el derecho del personal a un lugar de trabajo libre de acoso sexual y anímelos a expresar sus preocupaciones.

Además, asegúrese de programar sesiones de capacitación separadas para gerentes y supervisores. Estas sesiones deben definir los comportamientos comunes de acoso sexual y enseñarles cómo manejar cualquier queja que se les presente.

4. Maneje las preocupaciones y denuncias de acoso sexual con prontitud

Si escucha chismes sobre un caso de acoso sexual o si un empleado presenta una queja formal, asegúrese de solucionarlo lo antes posible. Lo último que desea es hacer que el empleado o la víctima se sientan ignorados.

Asegúrese de realizar investigaciones, hablar con la víctima y el empleado acusado de acoso sexual, entrevistar a los testigos y utilizar la información proporcionada para emitir un juicio.

Incluso podría presentar la evidencia recopilada a un abogado para asegurarse de tomar una decisión imparcial. Recuerde también mantener documentación precisa y completa de su investigación. Esto lo ayuda a protegerse si un empleado no está satisfecho con su veredicto y decide emprender acciones legales adicionales.

Para terminar

Ya sea que su país tenga o no leyes en contra del acoso sexual en el lugar de trabajo, debe tomar las medidas adecuadas y ser proactivo para mantener un entorno libre de acoso.

Invierta en la capacitación de los empleados, cree políticas de acoso, haga que los informes sean más sencillos y aborde las inquietudes y denuncias de inmediato para prevenir el acoso sexual en el lugar de trabajo para mejorar la moral y la productividad.