Estar en una “cúspide” en astrología significa nacer entre dos puntos fundamentales que involucran dos signos vecinos.

Aunque solo puedes tener un signo solar, aquellos que se encuentran en una cúspide entre signos pueden descubrir que estás más influenciado por los rasgos del signo vecino que otros que se encuentran más en el medio de cada signo.

Por ejemplo, alguien nacido en la cúspide de Cáncer y Leo, o la Cúspide de Oscilación, estará entre 26 grados de Cáncer y 3 grados de Leo.

La temporada de Cáncer comienza alrededor del 21 de junio al 22 de julio, que es cuando comienza la temporada de Leo. Aquellos cuyos cumpleaños caen en la cúspide Cáncer-Leo nacen entre el 19 y el 25 de julio.

Accede a estas otras útiles guías

Rasgos de la cúspide Cáncer-Leo

Nacer bajo esta cúspide puede hacer que el nativo sea cálido, carismático, radiante, testarudo, líder natural y optimista. El nativo en la cúspide equilibra la ardiente valentía de Leo y la fuerza y ​​resistencia del poderoso signo zodiacal de Cáncer.

1. Cálido

Nacido bajo las energías de signos regidos por el Sol y la Luna significa que el nativo suele ser cálido y muy fácil de conectar. Pueden ser populares ya que saben equilibrar ambas energías.

Como suelen ser emocionalmente inteligentes, las personas pueden atraerse hacia ellos y apreciarán lo bondadosos que son. Harán lo que sea necesario para ayudar a un ser querido.

Aunque tienen energía Leo, saben cuándo mantenerla bajo control. Regidos por la Luna, saben cómo conectarse emocionalmente con los demás porque les resulta fácil. Construir relaciones fructíferas y duraderas es esencial para ellos, por lo que no se esfuerzan por ocultar quiénes son a sus seres queridos.

2. Carismático

Los nativos nacidos bajo esta cúspide no tienen miedo de mostrar su talento. Saben cómo hacer que las personas se den cuenta y enamorarlas fácilmente de sus personalidades. Destacan sin mucho esfuerzo porque tienen personalidades cautivadoras.

El nativo nacido bajo esta cúspide sabe cómo lograr que la gente preste atención a lo que tiene que decir. El carisma del nativo de la cúspide Cáncer-Leo es incomparable. Es difícil nacer bajo esta cúspide y no mostrar nada del poder del Sol o la gracia de la Luna.

3. Líderes naturales

Es fácil para ellos asumir posiciones de liderazgo porque son personas con personalidades cálidas y con las que se puede identificarse. Incluso si son el jefe, sus colegas o empleados pueden desarrollar un sentido de confianza a su alrededor.

Se presenciará el lado nutritivo de la Luna en acción. Podrían ser vistos como amigos y alguien que se preocupa por sus empleados. Sin embargo, cuando necesiten ser líderes fuertes, la energía cardinal tomará el mando y el control.

El nativo sabe ser humilde incluso cuando se encuentra en posiciones de poder.

4. Testarudo

Tener dos luminarias en la cúspide muestra que el nativo puede ser terco debido a la energía fija de Leo. Con esta mentalidad, les resulta difícil cambiar de mentalidad.

Ambos signos pueden estar dispuestos a perdonar, dependiendo de la situación. Sin embargo, no lo olvidarán y, si se les presiona lo suficiente, podrían guardar rencor. Su naturaleza cálida y afectuosa podría cambiar fácilmente una vez que sientan que los demás les están haciendo daño.

5. Optimista

Si bien los nativos pueden ser muy realistas, todavía reservan un espacio en sus corazones para ser optimistas, especialmente cuando las cosas no van según lo planeado.

Aquellos que tienen planetas personales adicionales en Leo en su carta natal pueden ver el lado positivo de una situación, incluso si no ven los resultados en ese instante.

Su confianza podría jugar mucho dependiendo de la situación. Saber que pueden tener éxito y triunfar de todos modos puede mantener a los nativos ferozmente decididos y optimistas.

AT Nunez es una astróloga y filósofa afrolatina que vive en Nueva York. Le apasiona la astrología y su objetivo es continúa escribiendo más sobre la observación de estrellas en el futuro.