Por supuesto, utilizar la luz natural en lugar de la artificial reduce el consumo de energía y disminuye la factura de la luz. Pero ¿sabías lo importante que es la luz natural para tu productividad y tu salud en general? Comprueba todos los beneficios de buscar la luz del sol en lugar de encender el interruptor de la luz.


La luz natural aumenta el almacenamiento de vitamina D en tu cuerpo

La vitamina D es importante para absorber el calcio y promover el crecimiento de los huesos, además de ayudar a prevenir ciertos tipos de cáncer, enfermedades cardíacas, depresión y aumento de peso. Sin embargo, muchos estadounidenses tienen una deficiencia de vitamina D debido a la falta de exposición al sol al aire libre. Así que salga al exterior, ya que los científicos sugieren que la vitamina D puede ser útil para tratar muchos trastornos y enfermedades diferentes, como el autismo, el cáncer, la diabetes, el dolor crónico y la depresión.

La luz natural aumenta la productividad

Un estudio del Instituto Federal Suizo de Tecnología descubrió que los empleados que trabajaban con luz natural registraban mayores niveles de energía que los que trabajaban con luz artificial. Otro estudio demostró que las ventas eran un 40% mayores en las cajas situadas bajo tragaluces. Estos datos confirman lo que muchos estudios han demostrado: la luz natural conduce a una mayor productividad.

La luz natural beneficia a la visión

Las pantallas de ordenador, los teléfonos inteligentes y la luz fluorescente pueden provocar una fatiga ocular que puede causar daños permanentes en los ojos. Se ha demostrado que la luz natural reduce el riesgo de miopía en los niños y los adultos jóvenes, ya que ayuda al ojo a producir dopamina, que contribuye al desarrollo saludable del ojo.

Accede a estas otras útiles guías

La luz natural ayuda a dormir

Las investigaciones demuestran que la cantidad de luz solar que se recibe durante el día tiene un impacto directo en la cantidad de sueño que se obtiene por la noche. La luz solar directa, sobre todo a primera hora de la mañana y durante al menos media hora, es la que más beneficia al sueño nocturno, mientras que la luz artificial tiene poco o ningún efecto. De hecho, la luz artificial antes de acostarse y por la noche puede aumentar el riesgo de diabetes de tipo 2, hipertensión y cáncer si no se consigue un sueño de calidad de forma constante.

La luz natural mejora el estado de ánimo

¿Sabías que existe un tipo de depresión llamado Trastorno Afectivo Estacional, que afecta a muchas personas en invierno cuando no reciben suficiente luz solar? Los científicos creen que la hormona de la «felicidad» llamada serotonina aumenta cuando las noches son cortas y los días largos. De hecho, muchos psiquiatras recomiendan que la gente salga a la luz del sol durante al menos 30 minutos al día para ayudar a prevenir o tratar la depresión.

Así que ponte crema solar, sal al exterior y disfruta del tiempo primaveral. Tu cuerpo te lo agradecerá.