La aparición de estrías en el embarazo es una situación recurrente, pero que deja preocupadas a muchas embarazadas. Las distensiones en la piel deben ser prevenidas y, si se producen, tratadas lo antes posible para facilitar su reparación.

Por ello, hemos preparado un contenido que explica qué causa estas lesiones, cuáles son sus tipos, factores de propensión y cómo es posible evitarlas y cuidar la piel. Siga leyendo y compruébelo.

¿Por qué aparecen las estrías en el embarazo?

Las estrías se producen por el estiramiento de la piel en un periodo corto, por lo que su aparición en el embarazo es muy común, ya que uno de los principales cambios en el cuerpo durante la gestación es el aumento de sus dimensiones.

Además de las regiones abdominal y periumbilical, que suelen ser las más afectadas por los surcos en la piel, las bandas también pueden aparecer en las nalgas, los flancos, los muslos y los pechos.

Accede a estas otras útiles guías

Aunque las estrías en el vientre durante el embarazo son las más comunes, las lesiones también pueden aparecer en otras partes del cuerpo, como los muslos.

Otro factor importante para la aparición de estrías son los cambios hormonales desencadenados por el embarazo. Esto se debe a que el aumento de los niveles de hormonas como el estrógeno puede hacer que la fibra de la piel sea más susceptible al estiramiento.

Aunque no causan daños a la salud, las estrías pueden dañar la autoestima, afectando a la calidad de vida de las mujeres embarazadas.

Tipos de estrías

Las estrías son clasificadas en dos tipos. Las iniciales son lineales y tienen una coloración rosa o de piel. Las tardías son las que ya están presentes desde hace más tiempo, siendo más difíciles de tratar, y se caracterizan por su color blanco y su mayor grosor.

Factores de mayor predisposición a las estrías en el embarazo

Algunos aspectos pueden dar más propensión a la aparición de estrías en el embarazo. Vea cuáles son a continuación.

  • Genética: la tendencia hereditaria a aumentar las posibilidades de desarrollo de las estrías;
  • Mayor aumento de peso: a mayor aumento de peso durante el embarazo, mayor es la probabilidad de aparición de estrías;
  • Edad: las mujeres más jóvenes están más predispuestas a la aparición de estrías, ya que su piel tiende a ser menos flácida;
  • Falta de cuidado de la piel: no tomar las precauciones necesarias para proteger la piel aumenta la probabilidad de que se produzcan lesiones.

Hay algunos factores que dan más propensión al desarrollo de estrías en el embarazo.

Consejos para prevenir y tratar las estrías

La prevención y el tratamiento de las estrías pueden ser simultáneos y siempre se centran en la protección y el cuidado de la piel. ¡Consulta algunas recomendaciones sobre cómo prevenir las estrías en el embarazo y reparar estas lesiones!

1. Hidratación

La hidratación de la piel es importante en todas las fases de la vida y aún más durante el embarazo. El uso de cremas en todo el cuerpo y especialmente en las regiones en las que pueden aparecer las estrías, al menos dos veces al día, es esencial para reducir las posibilidades de su aparición.

Al elegir los productos, las mujeres embarazadas deben prestar atención a su tipo de piel y a las fórmulas. Esto se debe a que hay algunas sustancias que no pueden formar parte de las composiciones que se utilizarán en la piel durante el embarazo, como los ácidos retinoico y salicílico.

La fase que más necesita refuerzos de hidratación es el último trimestre del embarazo, periodo en el que el bebé gana más peso, provocando la expansión del abdomen, lo que puede provocar estrías.

La baja humedad del aire también puede dejar la piel más seca, así que si ésta es la condición predominante en tu ciudad, ¡es otra razón para abusar de las cremas!

2. Uso de aceites

Además de las cremas, los aceites también son aliados para mantener la piel hidratada y pueden utilizarse en abundancia en las zonas donde suelen aparecer las estrías. Algunas buenas opciones son a base de almendras, semillas de uva y rosa mosqueta.

El uso de aceite para las estrías en el embarazo ayuda a reducir la posibilidad de su aparición.

3. Masaje

Los masajes también son una gran opción para prevenir las estrías. Pueden ser realizados por la propia embarazada durante la hidratación del cuerpo, con ligeros movimientos circulares de abajo a arriba en las zonas más afectadas o, entonces, por profesionales que realizan el drenaje linfático.

4. No lleves ropa ajustada

La ropa muy ajustada puede perturbar la circulación sanguínea y provocar la formación de estrías, por lo que lo ideal es optar siempre por prendas más cómodas que no sujeten el cuerpo.

5. No te bañes en caliente

Los baños calientes pueden ser estupendos para relajarse, pero hacen que la piel se reseque, dejándola más frágil y vulnerable a las estrías. Por esta razón, no se recomiendan, especialmente durante el embarazo.

Otro factor que reitera la alerta en relación con los baños calientes durante el embarazo es que pueden provocar bajadas de tensión, perjudicando el flujo sanguíneo al bebé.

6. Visita al dermatólogo

Para el seguimiento de las estrías y una orientación más específica sobre su tratamiento, se recomienda acudir a un dermatólogo. De este modo, los profesionales pueden evaluar el estado de las estrías y el mejor método para repararlas.

Además, los dermatólogos pueden indicar qué procedimientos estéticos pueden realizarse durante el embarazo. Muchos tratamientos están restringidos durante el embarazo, pero el médico puede recomendar, en algunos casos, acciones como peelings ligeros sin ácido y microagulación, siempre bajo su supervisión.

Después del embarazo, los profesionales pueden indicar otros recursos, como la radiofrecuencia, los tratamientos con láser y la carboxiterapia.

Los dermatólogos pueden indicar los mejores métodos para prevenir las estrías durante el embarazo.

7. Cuidado con la alimentación

Este consejo no debe seguirse sólo por las estrías, sino por el desarrollo saludable del embarazo. Mantener una dieta equilibrada y nutritiva, rica en verduras y alimentos que sean fuente de vitaminas como la C y la E, es esencial para mantener la vitalidad durante el embarazo.

Los frutos secos, las nueces, los cítricos, las hojas oscuras, las alubias, las lentejas y las claras de huevo también pueden ser grandes opciones para añadir a las comidas durante el embarazo, ya que estimulan el colágeno.

Al mismo tiempo, hay algunos alimentos que deben evitarse durante este periodo, como los ultraprocesados, los muy grasos, los que tienen un exceso de sal y azúcar, además de los fritos. Esto contribuye a reducir las posibilidades de un aumento de peso exagerado, que puede causar estrías y otros problemas durante el embarazo.

Otra medida importante es prestar atención a la ingesta de agua, esencial para el buen funcionamiento del organismo en su conjunto y para la protección de la piel.

La aparición de estrías es una situación que puede darse durante el embarazo, pero es posible tratar de evitarlas. Para ello, es fundamental introducir algunos cuidados en tu rutina durante el embarazo.